Sobreviviré

Como hacer kombucha (Primera fermentación)

La cuarentena está significando para muchos un tiempo de traspaso, de calma permitida para poder enfocar con más conciencia como queremos vivir.

También puede ser un momento para iniciar o recuperar aficiones. Yo os presento uno de mis descubrimientos del año: Preparar kombucha en casa.
Me gusta por dos motivos: está riquísima (y es muy saludable) pero también porque me ha reconectado con un sentimiento experimentativo que hacía años que no sentía.
Hacer kombucha no es una ciencia exacta. Es prueba y error. Guiarse por cuatro principios sobre fermentación y a partir de aquí fiarse del ojo propio y los aprendizajes que hacemos.

En resumen, la kombucha es una bebida de origen chino hecha a base de te (negro, oolong o verde, según tu preferencia) fermentado.

  • Para hacerlo necesitas:
    • 2 botes de vidrio grandes (nosotros los compramos en Ikea)
    • Tela para hacer queso. Se puede encontrar en cualquier tienda de telas y es baratísima
    • Te negro orgánico y a granel
    • Azúcar blanco de toda la vida. Que no te tire atrás, se lo comerá todo el scooby y no quedará azucarado.
    • Nuestro protagonista: El scoby
Scobys con su propio cultivo

La gran pregunta es: Dónde encontrar el scoby?

Se vende en algunas tiendas o online, pero yo prefiero acudir a las redes de confianza. Hay un montón de grupos de Facebook especializados en cada ciudad o región. Nosotros contactamos con una chica encantadora de un grupo Facebook de veganos en Amsterdam. Nos invitó a subir a su casa y nos regaló unos cuantos scoby hermosos y muchos consejos que ahora comparto con vosotros.

Cada vez que haces una tanda de kombucha, el scoby se engorda y produce uno nuevo, así que es la excusa genial para regalarlo y formar parte de una red de altruismo.

Antes que ponerse manos a la obra debo mencionar dos reglas de oro:

  • El scoby está vivo, así que debemos manipularlo con las manos muy limpias.
  • Ni el scoby ni la kombucha deben tocar en ningún momento metal, así que al manipularla intenta hacerlo con herramientas de madera o plástico.

Ahora sí. ¡Empezamos!

  1. El primer paso es desinfectar todos los frascos de vidrio. Hierve agua, échala dentro y deja actuar 10 minutos.
  2. El segundo paso es preparar un te negro bien cargado. La proporción que yo uso es de 25 gramos de te por 3 litros de agua. Para hacerlo un poco más rápido, mezclo 1 litro de te super concentrado con 2 litros de agua a temperatura ambiente.
  3. Después azucaramos el te. La proporción es de 100 gr de azúcar por cada litro de te.
  4. Lo dejamos enfriar hasta que esté a temperatura ambiente. El scoby puede morir si se somete a demasiado calor.
  5. Una vez el te esté atemperado, añadimos una taza de cultivo de scoby. Si es la primera vez que haces el donante te dará un poco de líquido extra, para que prepares tu primera kombucha y para que los scoby se mantengan vivos. En las siguientes tandas, reserva una taza de la kombucha resultante de la primera fermentación.
  6. Después añadimos el scoby en la parte superior del bote y sellamos el recipiente con un trozo de tela de queso y una goma.
  7. Lo dejamos descansando en un lugar seco y oscuro durante 10-15 días dependiendo de lo fuerte que te guste. Mi recomendación es que pruebes con 10 días y vayas aumentando hasta encontrar el punto que prefieres.

Aquí ya podemos bebernos la kombucha y está riquísima. Tiene un sabor que recuerda mucho a la miel. Aún así es común hacer una segunda fermentación.

En el siguiente post te contaré en que consiste.

Un beso y nos vemos pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *