La previa

8 cosas para hacer antes de mudarte (I): Transporte y alojamiento temporal

Una de las cosas que más he disfrutado de mudarme es haber puesto toda mi vida patas arriba: El método Konmari aplicado a la vida de una misma.

Voy a compartir con vosotros la hoja de ruta que me ha ayudado a poner un poco de orden y no dejarme ningún cabo suelto.

1: El transporte

En mi caso la mudanza era de Barcelona a Amsterdam. Tenía 3 opciones de movilidad:

  • Tren: Adoro viajar en tren y fantaseo con hacer algún día un largo viaje pero de momento no es una opción para mi bolsillo.
  • Coche: Andreu y yo nos estuvimos planteando seriamente subir en coche. Hemos hecho 4 rutas largas en coche durante los últimos 4 veranos y nos apasiona. El problema en este caso es que de momento no tenemos coche propio y nuestros ahorros estan totalmente dedicados a la mudanza.
    Sin embargo, hemos propuesto a nuestros amigos que vengan que nos lleven de vuelta a Barcelona y aprovechemos la excusa para hacer una ruta por los Países Bajos, Francia y lo que surja.
  • Avión: La única opción para ecologistas de bolsillo minúsculo como nosotros. Aun así, tenemos la conciencia tranquila de que aunque nos encanta viajar, no solemos coger más de dos vuelos al año.

Nosotros consultamos los 2 recursos más usados:

  • Ryanair: Únicamente tiene conexión con Eindhoven. Los trenes en Holanda son bastante caros, así que no era una buena opción.
  • Skyscanner: Vueling es la aerolínia que ofrece los vuelos más económicos. Miramos los vuelos en Black Friday, 2 meses antes de la partida y los fuimos revisando hasta 2 semanas antes de marchar. Los precios no variaron en absoluto. En total nos costó 55 € + 30€ de la maleta facturada de 30 kg.  

2: Buscar un alojamiento temporal

Teníamos 4 ases bajo la manga:

1: Buscar un Airbnb

Los Airbnb en Amsterdam están por las nubes (más de 100 euros la noche), así que descartamos rápidamente la opción.

2: Couchsurfing

Somos absolutamente fans de la aplicación. Fué el gran descubrimiento de mi década de los 10 a los 20.
En otro post explicaré todas las bondades de esta maravillosa web y cómo te hará creer en la humanidad de nuevo.

Aun así, nos sabía mal usarla como alojamiento temporal ya que cuando viajas con Couchsurfing todo es diferente:
Debes abrir la mente y ser flexible con los planes de tu día a día para adaptarte a la disponibilidad de tu host y poder disfrutar verdaderamente de la experiencia.
Sin embargo cuando te mudas a un nuevo lugar, tienes un montón de cosas para hacer y es complicado conciliar tus tareas con estar libre para hacer planes inesperados.

En nuestro caso preferímos estar tranquilos para instalarnos y usar la aplicación más adelante para conocer gente local, pero creo que es una buena opción como muleta si no conoces a nadie en la ciudad. Puede ser muy reconfortante hacer un café y que alguien te ayude a entender como funciona el nuevo lugar.

3. Grupos de Facebook

Ésta fué nuestra opción definitiva. Facebook es uno de los recursos más usados para buscar alojamiento a largo plazo, pero a menudo también se encuentran muchos posts con alojamiento temporal.

En nuestro caso pagamos 40€/noche por una habitación increible en el norte de la ciudad durante 4 noches.

Después nos íbamos a quedar totalmente colgados pero (gracias a Couchsurfing que creemos en la humanidad) en el piso también vivía D. Un chico madrileño con el que desayunámos todas las mañanas. Le comentó a un amigo que marchaba unos días de viaje si podíamos quedarnos en su habitación pagando otros 40 €/noche. Allí pudimos quedarnos 9 noches más hasta que encontramos nuestro hogar definitivo.

Maleta arriba maleta abajo

4. Hostales

Ésta era nuestra última opción por varios motivos:

  • Poca tranquilidad para poder mirar alojamiento y hacer nuestra vida.
  • Mala disponibilidad para cocinar y más gasto en comida para llevar y restaurantes.
  • Menos seguridad para guardar las maletas. Si hacemos una ruta con mochilas no nos importa demasiado, pero en este caso guardábamos todas nuestras cosas de valor.

Bonus Track– Fuera de la ciudad

Los Países Bajos es un país con un sistema ferroviario impecable, por lo que puede ser una buena idea alojarte en alguna localidad cercana donde sea más económico. Los trenes son caros, así que vigila que el precio del alojamiento realmente compense. Por ejemplo, un viaje de Utrecht a Amsterdam tiene una duración de 30’ y cuesta 9 €.
Puedes consultar los precios de todos los trenes aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *